Seleccionar página

Aunque se trate de una molestia común, no hay que
subestimar una dolencia que interfiere en actividades tan rutinarias como
hablar o comer

Las aftas son, junto con la
caries y la enfermedad periodontal, una de las alteraciones
bucales más frecuentes, que llega a afectan al 20 % de los individuos entre 20
y 30 años. Aunque suelen aparecer por primera vez durante la infancia o la
adolescencia y no tienen causa aparente, si debutan en la edad adulta o se
producen en ciclos muy regulares, hay que pensar en alguna causa subyacente. En
cambio, las aftas raramente aparecen en las personas mayores y afectan por
igual a ambos sexos.

Dolor de muelas: causas, medicamentos y tratamiento
Tienes Dientes sensibles: ¿el frío te causa molestias?
Qué son las aftas

Las aftas bucales o llagas
son úlceras superficiales de forma redondeada u oval, con bordes rojizos y
centro blanquecino. Suelen tener un diámetro aproximado de 3 a 5 mm y se presentan preferentemente en las caras internas de
las mejillas y labios, suelo de la boca o bordes de la lengua. Raramente
aparecen en el paladar. Las más frecuentes se curan por sí solas en un período
de 7 a 10 días, aunque la fase aguda, que suele durar entre 3 y 4 días llega a
ser muy dolorosa, y puede dificultar la alimentación o el habla. Al inicio de
la formación de las úlceras se produce un picor y una quemazón intensa y dolorosa, que se agrava en contacto
con la lengua o con los alimentos. Durante
la fase más aguda, el dolor que producen las llagas puede extenderse al oído y
la garganta o incluso producir dolor de cabeza.

Posibles causas

v
Carencia de vitaminas y minerales: especialmente de hierro y vitaminas del grupo B,
fundamentalmente folatos o vitamina B12. De hecho,
una de las primeras manifestaciones de la anemia por falta de hierro es la
aparición de aftas bucales. También puede deberse a deficiencias de vitaminas
B1, B2 o B6, aunque no es frecuente. En estos casos hay que consultar al médico
o farmacéutico, a fin de que investigue el historial de anemias, malabsorción, perdidas de sangre especialmente menstrual,
hemorroides o el consumo de una dieta vegetariana inadecuada.

v
Traumatismos o golpes, que pueden estarprovocados incluso por un cepillo de dientes de cerdas duras o al darnos un
bocado al comer.

v
Las aftas se dan
con frecuencia en personas alérgicas,
que presentan urticaria o eccemas.

v
Ingesta de alimentos con aristas (mariscos),
frutos secos, bizcotes, etc. que pueden provocar rasguños y heridas en la mucosa oral.

v
Intolerancia al gluten, lo que se conoce como enfermedad celíaca, que en
ocasiones se manifiesta con aftas.

v
Alergia a algún tipo de alimento.

v
Sistema inmunológico deprimido, es decir, bajos niveles de anticuerpos o defensas.

v
Posibles infecciones víricas, aunque no se haya
confirmado el origen viral.

v
Estrés y
tensión emocional.

v
El consumo de
algunos medicamentos como antibióticos,
antiinflamatorios o anticoagulantes favorecen su
aparición.