Seleccionar página

Tanto durante el otoño como durante el invierno el riesgo de contraer catarros y gripes es mucho mayor, lo que puede influir de manera negativa en el embarazo, al ocasionar distintas molestias -comunes y típicas, dicho sea de paso- que pueden no ser aliviadas con medicamentos que, en cualquier otro momento, sí podrían consumirse con normalidad pero que durante el embarazo suponen un riesgo no solo para la embarazada sino para el desarrollo normal del feto.

Por ello, la prevención del catarro y la gripe durante la gestación es fundamental, principalmente porque como manifiestan muchos ginecólogos y matronas, cuando una embarazada pilla algún catarro suele mantenerlo hasta el final del embarazo, y además, los síntomas tienden a ser un poco más intensos.

¿Cómo se pueden prevenir los catarros en el embarazo?
Lo cierto que, durante el embarazo, al igual que en cualquier etapa de la vida, se deben mantener distintas medidas de higiene y protección que ayuden a la hora de prevenir el contagio.

De acuerdo a la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y de Microbiología Clínica (SEIMC), las embarazadas forman parte de los grupos de riesgo que deben vacunarse contra la gripe, de ahí que cuando la gestación se desarrolle durante los meses de invierno, se aconseje la vacunación. Aunque puede realizarse en cualquier momento del embarazo, lo aconsejable es hacerlo en el segundo trimestre.

Si bien es cierto que la vacuna no evita el contagio (porque no protege contra el contagio del virus en sí mismo), sí ayuda a disminuir las consecuencias de la infección, las cuales tienden a ser muy graves. Además, es útil para proteger al bebé durante los primeros meses de vida tras el parto.

Una vez vacunada, existen una serie de consejos básicos a seguir que te ayudarán de forma sencilla a la hora de evitar -y prevenir- cualquier catarro o gripe:

Lávate las manos a menudo. Especialmente cuando vas en transporte público y sales a la calle. En este sentido, lávatelas bien, con agua caliente, antes de comer y antes de llevarte las manos a la boca.
Permanece lo más lejos posible de las personas que padezcan algún cuadro gripal o catarro.
Si vas a un baño público trata de utilizar una toalla de un solo uso para abrir la puerta al entrar y al salir.