Seleccionar página

LOS SUSTITUTIVOS DE LAS COMIDAS… ¿ QUÉ SON?
Tal y como se recoge en el R.D. 1430/1997 de 15 de septiembre, que define los productos para dietas de bajo valor energético para la reducción de peso, las barritas, sopas, batidos y natillas, que están específicamente identificados como “sustitutivos de una comida para control del peso”, son productos de formulación especial que, utilizados de acuerdo con las instrucciones del fabricante, sustituyen total o parcialmente la dieta diaria.

“El hecho de que tengan esta categoría significa que estos productos aportan el contenido nutricional recomendado de forma que no se produzca ningún tipo de déficit. Debido a esto, se pueden consumir de forma continua, en sustitución de las comidas y cenas diarias, durante un periodo de hasta 3 semanas”, explica Susana Coll, responsable de marketing de Biomanán.

QUÉ PROPORCIONAN
La gran baza de los alimentos sustitutivos es que proporcionan un efecto saciante similar al de una comida completa (primero, segundo y postre) con un escaso aporte calórico (entre 300 y 400 kcal). Además, son sencillos y rápidos de preparar (y, en el caso de las barritas, de transportar y consumir en cualquier sitio). Las formulaciones más novedosas de estos alimentos sustitutivos han incorporado los últimos avances en nutrición, entre ellos los prebióticos (que contribuyen a reforzar el sistema inmunitario natural); y los ácidos grasos Omega 3 que, según investigaciones recientes, juegan un papel importante en el proceso de la pérdida de peso.

Su composición básica media es la siguiente: proteínas (10 gr); hidratos de carbono (16,9 gr); grasas (4,4 gr); vitaminas (A, D, E, C, B) y minerales (calcio, hierro, potasio, cinc, selenio, magnesio, cobre…). Además, todas ellas incluyen fibra, en algunos casos de efecto prebiótico, como la oligofructosa.